Unos Goya de película… y de política

GRA518. MADRID, 06/02/2016.- El líder de Podemos, Pablo Iglesias (i), el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c), y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, a su llegada a la ceremonia de la 30 edición de los Premios Goya, que entrega la Academia de Cine, celebrada esta noche en el Hotel Auditorium de Madrid. EFE/Juanjo Martín

GRA518. MADRID, 06/02/2016.- . EFE/Juanjo Martín

La cita más esperada del cine español llegó este fin de semana y, como cada año, atrajo la atención de todos los cinéfilos de este país. Y no sólo a los más cinéfilos. Este tipo de galas son una importante oportunidad para hacerse ver, como si de un gran escaparate se tratara. Así que los actores y demás invitados escogen con cuidado la imagen que portarán, algunos con más acierto que otros, para pasearse por una alfombra roja plagada de fotógrafos que inmortalizarán ese gran momento. Por lo tanto ningún detalle puede quedar al azar. Todo tiene que estar bien controlado: traje, peinado, look…

Y como viene siendo costumbre, algunos pasaron más desapercibidos y otros menos. El esmoquin y la pajarita negra fueron la principal elección por parte de los chicos. De hecho, una de las apariciones que más ruido hicieron fue la de un irreconocible Pablo Iglesias vestido con estas prendas, tan poco habituales en él. Pero como ya hemos dicho, en estos eventos nada ocurre por casualidad, todo encierra un motivo o un fin. Por tanto, lo que cabe pensar de esta anomalía estilística del político de moda es la prioridad que pretendió plasmar en un sector tan abandonado por el resto de políticoalfombra_roja_premios_goya_2016_765864656_800xs como es el de la cultura. Así es, para reunirse con su majestad Felipe VI lo hace con los clásicos vaqueros, pero para presenciar el evento cultural más importante del año lo hace en esmoquin: toda una declaración de intenciones. También llamaron la atención sus homólogos y contrincantes Pedro Sánchez, Albert Rivera y Alberto Garzón, de los cuales el menos elegante fue el veterano socialista, que apareció con el botón de arriba de la camisa abierto y sin corbata; sin duda, con la intención de transmitir jovialidad y no sentirse desplazado del resto de líderes de la izquierda, como lleva haciendo toda la campaña.

Pero no todas las atenciones se posaron en los políticos presentes. A pesar de la peculiar situación por la que está pasando éste nuestro país, todos coincidieron en centrarse en lo importante, en el cine. Así que la presencia política se quedó en mera anécdota y enseguida pudimos ver a un interminable elenco de artistas haciéndose la foto.
Entre los más elegantes destacaron el actor Mar Clotet, que optó por vestir un clásico dos piezas de Miquel Suay; Juan Diego Botto, que apareció con un elegante esmoquin de Salvatore Ferragamo y una camisa de Brooks Brothers; y los jóvenes músicos Lucas Vidal y Pablo Alborán, muy clásicos los dos.

alfombra_roja_premios_goya_2016_287441304_800xPero como estamos tratando con artísticas,nunca puede faltar un toque excéntrico que, en esta ocasión, hizo acto de presencia de manos del actor Óscar Jaenada. Ese sombrero al más estilo pirata ha recibido sus mofas y críticas desde las redes sociales, como era de esperar. Pero, oigan, esto es cine, ¿qué esperaban? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *