Distinto evento, distinta ropa

Si hay algo en el que los hombres salimos beneficiados es a la hora de buscar vestimenta para asistir a bodas, bautizos y comuniones. Al contrario que las mujeres, las cuales se tiran meses buscando el vestido adecuado, nosotros lo tenemos más fácil. Sacamos el traje y ya vamos arreglados.

Es este el principal error que cometemos. Sobre todo, porque son distintos eventos que no requieren la misma formalidad. Lo que ocurre es que en los últimos años hemos transformado  bautizos y comuniones en grandes celebraciones, más allá del carácter familiar que solían tener en el pasado, convirtiéndolos, prácticamente, en bodas.

Por ello, vamos a daros unos pequeños trucos para saber que ponernos en cada evento, sin que caigamos en el exceso de forma ni en la informalidad.

trajes para eventos

Fuente: modaellos.com

Para una boda es cuando más fácil lo tenemos. Aquí sí, debemos usar traje. Eso sí, cuidado con los complementos. Pese a lo que pensamos, es más elegante asistir con pajarita que con corbata. Dependiendo de cuando se celebre usaremos un traje u otro. Si es de día, colores más claros mejor que uno negro.

Si al evento que asistimos es un bautizo podemos sacar nuestro lado más informal. Vale con una camisa, unos chinos y una americana. No desentonamos tampoco con un vaquero oscuro, en ningún caso uno claro, que no parezca tampoco que vamos a tomar cañas con los amigos.

Por último, llega el caso más difícil, las comuniones. No son bodas, pero requiere más formalidad que el bautizo. Al ser en el mes de mayo, el calor va llegando (aunque todos sabemos que día que nos toca comunión, día que llueve), por lo que, antes de elegir ropa, tenemos que tener claro que nunca debe ser algo oscuro. La vestimenta puede ser parecida a la del bautizo, con una americana y camisa, pero puede cambiar en dos aspectos. Al ser más forma, podemos complementar la parte de arriba con una corbata, menos elegante que una pajarita, pero perfecta para la ocasión. Por otro lado, el pantalón puede ser de lino, del estilo del traje si las temperaturas son altas.

Con estos consejos, esperamos que si tienes un evento de este estilo no vuelvas a cometer el error de coger el traje y pensar que con eso ya tenemos solucionado.

¿Por qué no usar pajarita?

Desde hace unos años, el uso de la pajarita se ha ido perdiendo en los hombres. Solo se utiliza cuando nos ponemos esmoquin. La corbata lo vemos como algo más normal. La usamos para cualquier tipo de evento al que vamos vestidos de forma elegante. Incluso, en algunos casos, se usa con más ligereza de la que se debiera.

pajaritas

Esta moda de llevar corbata siempre para ir elegante y olvidarse de la pajarita nos está llevando a miles de errores a la hora de arreglarnos. La pajarita, por muchos que nos empeñemos, da más sensación de elegancia de cara a un evento importante. No hay más que ver que con un frac, símbolo de elegancia donde los haya, lo que nos ponemos es la pajarita y no la corbata.

Ahora, la pajarita no sienta igual a todo el mundo. Hay que saber cuándo usarla. Un ejemplo es en las bodas. Los novios suelen usar pajarita, pero no siempre es recomendable hacerlo. Y es que está prenda deben usarla quienes se casen solo si lo hacen por la tarde o por la noche. Y, al ser posible, que el color sea blanco o negro.

Otro de los errores en lo que solemos cometer a la hora de ponernos pajarita es utilizarla con el chaqué. Sin duda, uno de los errores más cometidos y, porque no decirlo, más horrorosos a la hora de vestir. En esos casos, siempre corbata.

pajarita 2También es importante el color que elijas. El argumento al que más recurren los que prefieren la corbata es que con pajarita parecemos un payaso. Pues bien, deberíamos preguntar si lo era el famoso James Bond o si lo son todos los actores que acuden a galas como los Oscar. La diferencia es que no se complican la vida: negra o blanca. Si por ponernos pajarita nos creemos modernos y encima usamos una de estrellas o colorines quizás nos estemos excediendo, aunque si sabes cómo conjuntar los complementos, adelante.

Por último, no debemos olvidar nuestro físico a la hora de usarla. Cuanto más alargada sea tu cara, más ancha será la pajarita. De no ser así, su uso no será incorrecto, pero no favorecerá a nuestro estilo.