Los hombres no somos simples

 Chicos, chicas, quedan dos meses para Navidades. Supongo que todos estáis empezando la operación Nochevieja. Dieta para entrar en el traje tras los excesos de todo un año (exceptuando los dos meses previos al verano donde pasamos más hambre que en una epidemia).

Y como llega la época navideña quería relacionar esa frase tan femenina de “que simples sois los hombres” con los regalos navideños. En este caso la velocidad si tiene que ver con el tocino, así que, por favor, sigan leyendo…

img1_aguas-de-colonias_0

Hombres de todo el mundo, me gustaría que me dijeseis que queréis que os regalen para Reyes. Supongo que en vuestras respuestas estarían objetos tan significantes como: camisas, corbatas, zapatos, zapatillas, videojuegos para los más jóvenes, entradas para un concierto, teatro o cualquier evento deportivo…y como no, pijamas y colonias.

En estos dos últimos es donde quiero hacer el inciso. Si los simples somos los hombres, ¿por qué las mujeres nos regalan una colonia o un pijama cuando no saben qué comprar? Es cierto que es un regalo útil y que sabemos que se va a usar, pero, por favor, si los simples somos nosotros, tirar de imaginación.

Durante este año me he propuesto devolver cualquier regalo navideño que sea una colonia o un pijama, es más, me voy a comprar un perfume antes de que lleguen tan indicadas fechas. No, no me gusta oler mal ni duermo desnudo en invierno. Me echo colonia a diario, no diré marca para no hacer publicidad, y soy friolero, así que uso pijama.

A toda esta simpleza hay que unir que somos nosotros quien nos comemos la cabeza para acertar con el regalo (y ojo como fallemos). En los últimos años he regalado camisas, botas, bolsos, pantalones, tablets…tras más de un mes de búsqueda y con el objetivo de no comprar colonias.

Por tanto, hombres de todo el mundo, compliquemos las cosas, miremos el diente a caballo regalado y hagamos que los regalos sean originales. En definitiva, demostremos que no siempre somos simples.

Imagen: busaca.com

En Navidad no cambies tu estilo

La Navidad es una fecha complicada a la hora de arreglarse. Llega la Nochebuena y a nuestra familia les gusta verte bien vestido, pero a ti no te apetece ponerte demasiado elegante. Día 31, Nochevieja, quieres gustarte, pero sabes que si te pones de tus mejores galas, con lo larga que es la noche, puedes estropear el traje de las comuniones como diría nuestra madre. Llegan los Reyes y prefieres ir más informal.

Problemas a los que se unen la voz de nuestro particular Pepito Grillo, llámese madre o esposa, diciendo lo que nos tenemos y no tenemos que ponernos. Por eso, y sean las fechas que sean, el único consejo es que seas tú mismo. Se puede ir arreglado pero informal. Pero lo más importante, no cambies tú estilo porque puede ser peor.

elegante

Para una cena familiar lo ideal es vestir estilo padre. ¿Qué significa esto? Que nadie se me ofenda, pero quiere decir tirar por la calle del medio. Vaquero oscuro, camisa, jersey y abrigo elegante, a poder ser un tres cuartos. A esto le ayudaría que nuestro cuello estuviese cubierto con una bufanda. Look idea para sentirte bien, informal y que tu abuela te coma a besos por lo guapo que eres.

Si la cena es de empresa, la cosa cambia. Los vaqueros oscuros pueden sustituirse por unos chinos, mucho más de arreglar. En la parte de arriba, camisa lisa y americana. La bufanda también queda bien para este tipo de eventos. Algunos, incluso, llevan un jersey. No es mala opción, dependiendo de la elegancia con la que pretendas ir y, sobre todo, del frío que quieras pasar.

Por último, Nochevieja. Aquí lo fácil es ponerse el traje. Nos quita preocupaciones porque con él todos nos vemos guapos y elegantes. En caso de hacerlo, deja a un lado los complejos y ponte pajarita en lugar de corbata. Si quieres presumir de elegancia, hazlo bien. Para quienes no quieran traje. Pantalones de lino, camisa y americana. Muy parecido al traje pero más informal.