¿Cómo se hace un implante capilar?

Aunque pueda parecer lo contrario no todos los implantes capilares son iguales. Y es que existe el microinjerto y el miniinjerto capilar. A la hora de someterse a un tipo de implante u otro la clave pasará por el número de cabello por orificio que nos queremos implantar.

De este modo, en el caso del microinjerto se trata de un tipo de implante capilar en el que se insertan uno o dos cabellos por orificios solamente, algo que no ocurre con el miniinjerto puesto que es una técnica que permite implantar más de cuatro cabellos al mismo tiempo por orificio.

como-se-hace-un-implante-capilar

En cuanto a los efectos y el momento en el que se empiezan a ver los primeros resultados, cabe decir que no será hasta tres o cuatro meses después de esta intervención cuando el cabello comience a crecer con total normalidad y de manera natural, por lo que se trata de una intervención con unos efectos a un medio plazo.

Este tipo de intervenciones son seguras, ya que el propio cuerpo reconoce el microinjerto capilar al hacerse con el cabello de uno mismo, de tal modo que no surge ningún problema de rechazo. En cuanto a las posibles cicatrices posteriores, cabe decir que son imperceptibles, puesto que las incisiones necesarias para colocar un microinjerto son pequeñas y escasas.

Además, se trata de un tipo de intervención que ofrece resultados espectaculares, ya que lo que se hace es trasplantar la unidad folicular, de tal modo que el cabello estará fuerte y sano tal y como estaba en la zona de origen. Además se trata de un tipo de cabello que genéticamente tiene la orden de no caer, por lo que al cabo de un tiempo proporcionará una nueva cabellera que esta vez permanecerá en su cabeza.

En cuanto a los cuidados que se han de tener tras la operación, cabe destacar que los primeros días es conveniente utilizar un champú antiséptico, así como evitar hacer ejercicio físico, unos cuidados que se tendrán que prolongar durante una semana, tiempo en el que se tendrán los puntos de la intervención.

Sin duda, el mejor remedio para luchar contra la alopecia es hacerse un implante capilar. Solo así os aseguraréis que las medidas que tomáis en este sentido son realmente seguras y se prolongarán en el tiempo de manera eficaz. Ponerse en manos de profesionales será clave para que podáis poner remedio a este problema que cada año afecta a tantos hombres.

En el caso de que tengáis cualquier duda, no os preocupéis porque podréis solucionarla si consultáis a los expertos. A buen seguro que estarán encantados de daros el asesoramiento pertinente que podáis necesitar y aclarar todas vuestras dudas, es el momento perfecto si queréis lucir un aspecto capilar más sano en un tiempo de poneros en contacto con especialistas y de dar el gran paso: un buen implante capilar es fundamental y os hará sentiros mucho más seguros de vosotros mismos, valdrá la pena y veréis como un implante capilar puede ser, verdaderamente, vuestro mejor aliado.

¿Cuál es la diferencia entre estilista y peluquero?

Muchas personas caen, normalmente, en el error de no entender la diferencia entre un estilista con un peluquero o al revés; otras pueden llegar a pensar que no hay diferencia entre ellos. Mucha gente piensa que no es lo mismo y caen en el error.

cuida tu imagen

Resulta importante resaltar que sí existe una diferenciación grande entre estilistas y peluqueros y ésta radica en sus diferentes funciones dentro del sector.

Un estilista se encarga de estudiar tus rasgos faciales, tu personalidad y el estilo de vestir de la persona que va a peinar para así poder adaptar las últimas tendencias de moda en pelo a su cara y tratar de dar a su imagen el mayor llamativo posible.

El trabajo del estilista es tratar de reducir los puntos débiles que pueda tener un rostro y el pelo, y resaltar los puntos fuertes que puede ser acentuar una mirada más bonita, una nariz, una boca. Analizar al cliente, conocer sus facciones y tratarlo de forma más personalizada es el secreto de un estilista bueno. Su obligación es aconsejar no solo realizar lo que el cliente quiere.

El peluquero se encarga de que las pautas que ha dado el estilista se realicen a la perfección y de una manera muy impecable.

Sin embargo, eso no quiere decir que no existan buenos peluqueros con buen gusto y estilo que puedan llegar a aconsejar tan bien como un estilista en materia de colores, volumen o estilos de cabello diversos.

Al conocer estas diferencias, también es necesario saber reconocer los buenos y los malos estilistas que hay. Un buen estilista es aquel que no se deja llevar por su propio gusto. Los buenos estilistas son aquellos que entendieron que su trabajo consiste en hacer que las mujeres y hombres estén felices. Y la moda en esta filosofía es un accesorio muy bueno, no quiere decir que porque se usen flequillos les voy a hacer flequillo a todas las mujeres que vengan a la peluquería.

Otro punto importante a destacar es la interactividad y la conversación entre el cliente y el estilista.

Muchas mujeres vienen y se quieren parecer siempre a alguna famosa que no son ellas. Lo que es falso, puesto que la fuerza de querer parecerse a otras termina por perderse su personalidad. Los estilistas tienen que ayudar a la mujer a encontrar su propio estilo.

Hay que ayudar a encontrar su personalidad. Un buen asesoramiento siempre ayuda para seleccionar lo que mejor te queda, un color fuerte puede quedar mal en tu cara. El estilista puede ayudarla a encontrar su propio estilo.

El salón de belleza Arthica es ideal para ser atendido por gente profesional donde la clienta entra tal como está de casa y la sientan al lado del estilista que está trabajando, así el estilista puede observar sus miradas, ropa, cómo se mueve.

De esta maneta la puede clasificar dentro de cinco estilos de personalidades:

1. Mujer clásica, que lleva en general un taller, un prendedor, un pañuelo, está muy bien maquillada.

2. Mujer elegante y que está a la moda de las revistas. Es una mujer de entre 30 años y 55 años que va a combinar estilos, un saco clásico muy bueno, con un vaquero y zapatillas y muchos complementos de moda.

3. Mujer ecologista, que a los estilistas no les gusta mucho porque no nos rinde nada, no se maquilla ni peina casi nunca, de vez en cuando viene a cortarse las puntas por sanear.

5. Mujer camaleón que mezcla y tiene todos los estilos. Mirar todas las revistas de moda y se pone lo que mejor le quede.

Si estas interesado en el mundo de la estética y la peluquería. Visita academias de estética buenas que te enseñen buenos conocimientos y te den clases excelentes.