No al exceso de músculo

A todos los hombres nos gusta mirarnos al espejo y ver como nuestros abdominales, bíceps y demás músculos se nos marcan. Nos sentimos realizados con un trabajo físico que suele llevarnos años. Una vez lo conseguimos, debemos saber mantener nuestro trabajo.

Pero hay veces que queremos más. Y el exceso, siempre es peligroso. Hay que saber parar. Comprender que llega un momento en el que estamos en el estado que habíamos soñado y que querer más puede poner en peligro nuestro estado de salud.

culturista

Y es que al igual que el exceso de grasa puede ocasionar problemas de salud, el exceso de músculo no lo es menos. El llevar nuestro cuerpo a determinados extremos provoca un desequilibrio corporal que puede afectar a varias de nuestras articulaciones.

La parte de nuestro cuerpo que más sufre son los tendones. Por mucho que aumente nuestra masa muscular, los tendones se mantienen siempre en el mismo tamaño. Esto hace que tengan que soportar más carga y que el riesgo de una lesión grave sea mayor. Un ejemplo de ello es lo que le ocurrió al ya exfutbolista del Real Madrid, Ronaldo, cuando jugaba en el Milán.

Otros de los órganos que sufre es el corazón. Y si bien una rotura de tendón es dura pero la superamos con una larga recuperación, un fallo en el corazón nos puede salir más caro. La causa es que al tener más musculación necesitamos que nos llegue más sangre, lo que nos pone en grave riesgo cardiovascular.

También nos resentimos a la hora de realizar ejercicio físico. Una buena musculatura nos permite ser mejores deportistas, estar más preparados. Sin embargo, el exceso nos produce más fatiga ya que, no olvidemos, tenemos que mover mucho más peso.

Por último, el exceso de músculo se consigue en muchas ocasiones por tomar sustancias como anabolizantes o suplementos alimenticios. Estos, además de ayudar a aumentar la musculatura, también tienen efectos secundarios peligrosos para nuestro organismo.

brad pitt

Por tanto, cuida tu cuerpo, pero con control, lo poco gusta, pero lo mucho cansa. Y si no, hacer una encuesta al sector femenino. Entre Brad Pitt y un culturista, ya sabemos con quién se quedan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *