¿Discriminación en la contratación de dependientes masculinos?

Esta mañana al coger el periódico he leído una noticia que me ha llamado la atención. La famosa marca estadounidense Abercrombie & Fitch desea una imagen menos sexualizada de la marca. ¿Y esto que quiere decir? ¿Ya no veremos a los típicos guaperas modelos como dependientes? No, por supuesto que seguiremos recreándonos con estos chicos que parecen haber salido de revista. Tan sólo es una pequeña renovación en la cadena de tiendas, que implica a los dependientes el no tener que llevar el torso desnudo mientras trabajan.

Modelos Abercrombie & Ficht

Modelos Abercrombie & Ficht

 

¿El torso desnudo? Sí, porque este era uno de los tantos requisitos que debían de cumplir los chicos jóvenes que decidieran trabajar en Abercrombie. Añadido de: la prohibición de llevar bigote, joyas ni incluso fijadores de pelo demasiado llamativos, así como ninguna señal de personalización. Bueno, por no hablar de la necesidad de cumplir todos los requisitos físicos, y a ello me refiero con la musculación, complexión y medidas. Una quisquillosa “política de apariencia” que de algún modo podría llegar a obsesionar a chicos jóvenes que sólo buscan ganarse la vida.

Reconocida como una de las técnicas más radicales de moda, aunque a veces no parecía una tienda de moda, porque, ¿qué pensar al entrar a una tienda donde te reciben chicos con el torso desnudo, la luz es tenue y la música se mezcla con un embaucador perfume varonil? Esto se llama marketing señores, para muchos el paraíso donde poder llegar a la perfección y conseguir la felicidad suprema con la ropa que más está de moda. ¡Con este polo me ligaré a esa piva! ¿Crees que está camisa me quedaría aún mejor si estuviera más fibrado? ¡Tio, tienes que adelgazar 3 kilos para que esos pantalones te queden de lujo!

Fuente: Wikipedia

Tras varias acusaciones de discriminación racial parece que la marca de ropa quiere adoptar un carácter más común, centrar su beneficio en el propio consumidor, dejando a un lado la discriminación en personas con sobrepeso o que, como diría la polémica opinión del consejero delegado Mike Jeffries, “personas que no están hechas para nuestras prendas”. ¿De verdad es necesario excluir a personas por el simple hecho de vestirse? ¿Tienes que ser un príncipe o de una alta clase social para poder llevar una clase de vaqueros o camiseta?

La sociedad está adoptando el egoísmo que hace años mueve al ser humano. Sin culpar a nadie, simplemente a un consumismo fruto de la apariencia que todos queremos llegar a ser, el famoso “postureo” del que tanto se habla en nuestros días. Por favor, no dejemos que el materialismo se convierta en nuestra política de vida.

 

 

Un pensamiento en “¿Discriminación en la contratación de dependientes masculinos?

  1. Pingback: Sólo dependientes guapos, delgados y blancos - Estéticas.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *