De actores y futbolistas

Queda poco más de 15 días para que el año 2013 llegue a su fin. Será en su último día y en el primero de 2014 cuando saquemos a relucir nuestro mejor traje para celebrar una noche especial. Vestidos de nuestras mejores galas todos estamos deseando que nuestra pareja, amigos y familiares nos digan aquello que tan bien siente: “qué guapo y elegante vas, pareces un modelo”.

Pues bien, en este 2013, que te digan eso no es sinónimo de elegancia. Si lo sería si en lugar de un modelo nos comparasen con un actor o con un futbolista. Son los casos de uno de los intérpretes más cotizados del momento, Ryan Gosling, y del jugador del Real Madrid, Xabi Alonso. Ambos han sido elegidos como los hombres más elegantes de este año a nivel internacional y nacional.

Lo del futbolista del Real Madrid es asombroso. Con barba o sin ella. Con traje. Con jersey. Con americana. Incluso comiendo gulas con Puyol está elegante. Su elegancia en el terreno de juego se traslada fuera del mismo. Imagen del Corte Inglés, y Emidio Tucci, entre otras marcas, el tolosarra es admirado por su manera de vestir.

xabi-alonso

Fuente: Revista Hola

Pese a esto, el internacional español ha reconocido que, pese a que le gusta vestir bien, no está al día de la moda.  Eso sí, tiene algo que gusta aún más en el sector femenino. No necesita consejo de su mujer, también elegante allá donde va, sino que tiene sus gustos y estén o no a la moda él se guía por ellos.

La otra cara de la moneda es Ryan Gosling. Si la elección de Xabi Alonso no generaba dudas si lo hace la del famoso actor. Son muchos los que creen que esta elección se debe más a su cotización que a su estilo. Le hemos visto con looks desenfadados en muchas ocasiones. Vestimenta que, al contrario de lo que ocurre cuando Alonso va más informal, no le hace ser nada elegante.

ryan gosling

Fuente: Revista Hola

Por ello los expertos creen que el ganador de este premio concedido por la revista GQ debería haber sido el modelo David Gandy, que ha terminado en segunda posición. De haber sido así, sí que nos hubiese valido la frase de ir tan elegante que pareces un modelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *