Los hombres no somos simples

 Chicos, chicas, quedan dos meses para Navidades. Supongo que todos estáis empezando la operación Nochevieja. Dieta para entrar en el traje tras los excesos de todo un año (exceptuando los dos meses previos al verano donde pasamos más hambre que en una epidemia).

Y como llega la época navideña quería relacionar esa frase tan femenina de “que simples sois los hombres” con los regalos navideños. En este caso la velocidad si tiene que ver con el tocino, así que, por favor, sigan leyendo…

img1_aguas-de-colonias_0

Hombres de todo el mundo, me gustaría que me dijeseis que queréis que os regalen para Reyes. Supongo que en vuestras respuestas estarían objetos tan significantes como: camisas, corbatas, zapatos, zapatillas, videojuegos para los más jóvenes, entradas para un concierto, teatro o cualquier evento deportivo…y como no, pijamas y colonias.

En estos dos últimos es donde quiero hacer el inciso. Si los simples somos los hombres, ¿por qué las mujeres nos regalan una colonia o un pijama cuando no saben qué comprar? Es cierto que es un regalo útil y que sabemos que se va a usar, pero, por favor, si los simples somos nosotros, tirar de imaginación.

Durante este año me he propuesto devolver cualquier regalo navideño que sea una colonia o un pijama, es más, me voy a comprar un perfume antes de que lleguen tan indicadas fechas. No, no me gusta oler mal ni duermo desnudo en invierno. Me echo colonia a diario, no diré marca para no hacer publicidad, y soy friolero, así que uso pijama.

A toda esta simpleza hay que unir que somos nosotros quien nos comemos la cabeza para acertar con el regalo (y ojo como fallemos). En los últimos años he regalado camisas, botas, bolsos, pantalones, tablets…tras más de un mes de búsqueda y con el objetivo de no comprar colonias.

Por tanto, hombres de todo el mundo, compliquemos las cosas, miremos el diente a caballo regalado y hagamos que los regalos sean originales. En definitiva, demostremos que no siempre somos simples.

Imagen: busaca.com

La modernidad hay que saber llevarla

La moda es como las relaciones tormentosas. Tan pronto se olvidan unas cosas como se retoman. Un hecho que hemos podido apreciar los que hemos ido de boda en boda este año, una alegría por amigos que se quieren y una desgracia para el bolsillo, no nos vamos a engañar (sobre todo esas conocidas como “bodas marrón).

Y es que una de las modas que han vuelto en las bodas, como si volviésemos varias décadas atrás es la del pañuelo en el bolsillo del traje de los hombres. La verdad es que con las nuevas tendencias y los trajes actuales hasta parece que la moda es nueva. Y, seamos sinceros, da un toque elegante grandísimo, al estilo la pajarita que pese a ser más antiguo que la corbata ahora queda mucho más elegante aunque nos creamos que no.

Pero ser moderno (o antiguo ya que incido en que esta tendencia ya la utilizaba mi abuelo) y elegante a veces juega malas pasadas. Porque, volviendo a tirar de sinceridad, no todo el mundo sabe ser moderno y elegante. Y es que no nos podemos poner el pañuelo así porque sí, hay que conjuntarlo. ¿Con qué? Pues si tan modernos somos deberíamos saber que con la corbata.

solooio

Yo, particularmente, he visto numerosas barbaridades. Por ello vamos a aprender a conjuntarlo. El estampado y el tejido deben ser diferentes. Parece raro, pero ser iguales en este aspecto es un grave error. Grave y común por cierto, a la vez de horrendo. La gama de color es la que debe ser igual. Eso sí, el pañuelo de bolsillo no solo debe tener la misma gama que la corbata, sino también la del resto de tejidos.  Y una recomendación, si la camisa tiene cuadros, el pañuelo debería tenerlos, eso sí, más marcados que los de la camisa ya que una camisa de cuadros marcados con el traje acabaría con esa elegancia que habríamos logrado.

Espero que os sirvan los consejos. No quiero volver a ir de boda y ver una corbata marrón de tela con camisa lisa y un pañuelo de bolsillo blanco, con flores amarillas también de tela. De verdad, son días para disfrutar, no para sufrir y quienes vemos esto les aseguro que sufrimos.

Imagen: soloio

Vístete para correr

Somos muchos los hombres que salimos a correr y vemos, a diario, a otros corredores con una vestimenta inadecuada para la ocasión. Es nuestro vestuario el que provoca lesiones en muchas ocasiones, pero no somos conscientes de ello. De ahí, que salir a correr con la ropa adecuada es esencial.

Como toda persona debe empezar a vestirse por los pies, por aquí empezaremos. Y, lo hacemos, con un fallo que suele darse en corredores novatos. Muchos se inician en el mundo del “running” y sienten que sus músculos se le suben con demasiada facilidad. Al contrario de lo que piensan, en la gran mayoría de las ocasiones, este problema muscular no se da por la falta de costumbre o el exceso de peso, sino por no usar el calzado adecuado. No vale cualquier deportiva, por ello, las grandes marcas sacan zapatillas para correr, que nadie piense que es casualidad. Es habitual ver a corredores novatos con deportivas planas, siendo este detalle el causante de su problema.

zapatero corriendo

Seguimos en los pies, porque lo mismo pasa con los calcetines. Pensamos que es un complemento que no sirve de nada, solo para dar calor, pero nos equivocamos. No podemos coger los primeros que saquemos del cajón. Deben ser cómodos, transpirar correctamente, resistentes y sin costuras o, en caso de tenerlas, que sean lo más suaves posible.

Vamos ahora con los pantalones. En invierno, horrorosos aquellos que van con chándal. ¿Cómo se puede correr así? Debería estar prohibido. Los pantalones deben ser ajustados de algodón y licra. Y, por comodidad, siempre de nuestra talla. No podemos ir ni oprimidos ni suelos. En caso de encontrar un sustitutivo, siempre un pantalón corto, aunque sea invierno, si bien, a los músculos les cuesta entrar en calor si eres novato.

En la parte de arriba, camisetas de algodón. Son cómodas, dan calor, ayudan a respirar y dejan pasar mejor el sudor.

Por último, los complementos. Es aconsejable en invierno llevar guantes de licra. Eso sí, que no sean molestos y transpiren bien para evitar que nos afecte a la piel. En esta época del año, también podemos usar el conocido “cortaviento”, una prenda muy cómoda y que nos protegerá del frío.

Que tu cara no note el cambio

Ahora que comienzan las bajas temperaturas, tenemos que tener un especial cuidado con nuestra cara. Estos cambios bruscos en el termómetro nos provocan que el rostro sufra y tengamos heridas, grietas e incluso sequedad.

Por eso os ofrecemos una serie de tratamientos y consejos que irán bien para que no sufráis estos problemas y que os deis un capricho que vuestra cara os agradecerá.
Comenzando desde el cuidado en casa, el uso de un exfoliante una o dos veces a la semana, y una crema limpiadora a diario para evitar la aparición de granitos y pelos enquistados, es el primer paso a seguir.

cuidado cara

Lavar la cara con agua templada antes de usar la espuma de afeitar. El afeitado debe realizarse en el sentido del crecimiento del bello y no al revés y siempre, al acabar, hay que quitar los restos con agua caliente y no lavar con jabón ya que la piel se resecará. Por último, el uso de un after save hidratante serán los principales remedios que podréis poner en uso desde casa.

Algunas cremas que son buenas para realizar este proceso son la espuma de Afeitar de Cible, especial pieles sensibles; deja la piel suave, flexible. Para después del afeitado Post Shave Soother Beard Control Formula de Clinique, debilita la barba y retrasa su crecimiento. Permite un afeitado fácil, uniforme y duradero además de acelerar la cicatrización de los pequeños cortes también es recomendable el Bálsamo Hidratante de Lóreal, Aftersave con efecto hidratante 24 horas que calma las irritaciones de la piel producidas por el afeitado.

Para la zona de los ojos que también sufren las inclemencias del tiempo y de la edad Clarins ofrece el Serum Contorno de Ojos antibolsas express que de forma inmediata aviva la mirada cansada deshinchando las bolsas y atenuando las ojeras.

Finalmente, para conseguir una hidratación completa de todo el rostro, podéis haceros con Stop Arrugas de Lóreal, que es una crema hidratante que trata las arrugas de expresión con Boswelox o también Age Fitness de Biotherm,que es un tratamiento anti-edad encargado de proteger la piel contra el envejecimiento prematuro, estimulando la síntesis de colágeno, se reducen las primeras arrugas y da mas elasticidad a la piel.

La moda de la barba

En los últimos años hemos podido comprobar como cada vez más hombres se dejan barba. Ya sea más larga o más corta, desenfadada, perilla…da igual, su uso cada vez es mayor. Incluso famosos metrosexuales como Brad Pitt o David Beckham ya han lucido pelos en su rostro.

Pero no todo el mundo puede llevar la misma barba. Desde que llegase a la NBA la barba más famosa, la del jugador de los Houston Rockets, James Harden, son muchos los que han intentado imitarle con una barbar frondosa y que finaliza con una especia de perilla larga. En España tenemos el caso del también jugador de baloncesto Sergio Rodríguez. Una tendencia que ha ido aumentando, pero no a todo el mundo le sienta igual de bien.

Y es que a cada tipo de cara le conviene una barba distinta. Cuanto más redonda, más frondosa podremos dejarla. Sin embargo, si tienes la cara alargada, puedes aprovechar para dejarte las patillas más anchas. Si por el contrario, eres de cara más cuadrada, lo ideal es una perilla.

beckham barba

Sin duda, el único estilo que queda bien a cualquier tipo de cara es el informal, el desenfadado. Esa barba de tres o cuatros días que nos aporta un punto de sensualidad. Eso sí, cuidado, la línea que separa lo desenfadado con la apariencia de guarro es muy pequeña.

Este estilo no es solamente el que más gusta a los hombres, también a las mujeres. Y es que en las encuestas se ha demostrado que las preferencias del sector femenino son los hombres con barba informal y en segundo caso, los afeitados por completo.

Por tanto, si estás soltero y buscas conquistar a una mujer, ya sabes, acierta con tu barba. Y si no sabes cuál te queda mejor, aféitate. Y es que una mala barba también puede molestar a la mujer, e incluso rasparla la cara, y cuando esto ocurre ya sí que no tienes nada que hacer.

Ahorrar es más fácil de lo que parece

En los momentos que estamos viviendo, cómo ahorrar dinero, es una de las preguntas que nos hacemos todos. Ya no basta con dejar de comprar en las mejores tiendas ni prescindir de productos de lujo.

Muchas veces se ha hablado de la cultura consumista en la que vivimos sumergidos y que la culpa de todos nuestros males la tiene el capitalismo reinante y el bombardeo publicitario; pues entonces, aprovechando la situación en la que estamos viviendo, tratemos de cambiar nuestros hábitos consumistas para pasar a una economía austera y comprar lo necesario.

ahorro

A la hora de la verdad, compramos más por lo que dirán los demás antes que por lo que realmente queremos o necesitamos. Cuando vayan de compras, háganse estas preguntas: ¿Lo necesito? ¿Lo quiero realmente? De esta forma, dejarán de comprar tanto como hasta ahora.

Asimismo, se puede ahorrar en todos los detalles además de adquirir menos productos. Por ejemplo, hacer un buen uso de la electricidad de la casa, tanto con las luces de las habitaciones como con el cuidado y la correcta utilización de los electrodomésticos.

Además, prestar atención a la hora de ir al supermercado, siendo el lugar que más visitamos y en el que seguramente dejamos más dinero de lo que creemos. Lo ideal es ir con el listado de los productos que usaremos para las comidas de la semana además de los que solemos usar. Evitar comprar “por las dudas” o las marcas por costumbre, en todo caso será mejor averiguar sobre cuáles son ideales y que a la vez, estén a un módico precio. Muchas veces nos llevamos un producto porque es de una marca conocida y nos han convencido que si es de marca es de calidad, y muchas veces es todo lo contrario

El hecho, es que hay muchas maneras de ahorrar y basta con usar el sentido común y averiguar en los distintos casos concretos, cuáles son las mejores opciones.

Elige bien tu fijador

El cabello es una de las cosas más importantes para los hombres. El peinado puede cambiar por completo la imagen de una persona. En una entrevista trabajo, su nivel de importancia es tan importante como la vestimenta elegida. A través del peinado se puede apreciar desde la seguridad al nivel de compromiso.

Para moldear el peinado a tu antojo hay tres elementos a los que solemos recurrir: cera, spray o gel. Su elección también es importante. No a todos los hombres nos viene bien cualquiera de los productos. Cada uno tiene unas cualidades que hacen que deba ser elegido uno y no otro.

Fructis-style-cabello-fuerte-Garnier

De los tres al que más solemos recurrir los hombres es a la cera. Se trata del producto con el que mejor podemos definir nuestro peinado. Debe ser utilizado por personas con el pelo corto o con mechas. Es indiferente aplicarlo con el pelo húmedo o seco, si bien eligiendo esta última opción, será más fácil moldear el cabello. Más problemas tendrán quienes tengan un pelo fino ya que su exceso de grasa provoca la aceleración de la caída capilar.

El producto que más se adapte a todos los cabellos es el gel. Lo deben usar, sobre todo, gente con el pelo liso. Su uso proporciona un efecto mojado que gusta a los hombres, pero tiene como inconveniente ser menos fuerte que la cera. Otra de sus ventajas es que es fácil de moldear lo que nos permite variar en nuestros peinados. Al igual que la cera, un exceso de gel puede resecar el cabello.

Por su parte, el spray es quizás el menos utilizado. Solemos recurrir a él cuando vamos mal de tiempo debido a su rapidez y a que es más fácil de aplicar. Eso sí, debemos tener cuidado ya que si nos acercamos mucho el spray no fijará bien el pelo. Debemos aplicarlo a una distancia de unos 20 cm. Otro de sus inconvenientes es que la fijación es muy ligera y que, al igual que los otros dos productos, un exceso en su uso puede dañar el cabello

Innova con tu pelo

Si hay algo en lo que los hombres ponemos especial hincapié a la hora de arreglarnos es en nuestro peinado. Podemos arreglarnos, con ducha incluida, en 10 minutos, pero una vez que nos ponemos delante del espejo a peinarnos…amigo, eso es otra cosa. Para aquellos a los que les gusta innovar y llevar su peinado a la moda, vamos a darles algunos trucos para peinarse como las estrellas:

ryan gosling

Fuente: msn

  • Si desde hace un año hay un peinado que está causando furor en el mundo del cine es el de llevar el cabello ligeramente hacia un lado, bien en forma de tupé o más fijado gracias a la ayuda de gel. Este efecto se consigue gracias a dejarte el lado donde te hagas la raya un poquito más corto, echándote hacia atrás la parte delantera. Este tipo de corte lo lleva, entre otros, Ryan Gosling que no hay que olvidar que fue reconocido como el más elegante de 2013 junto con Xabi Alonso.
  • Si tienes el cabello largo y rizado difícil de moldear, la solución es dejarte flequillo. Será difícil, pero da un toque encantador a tu persona, además de realizar un peinado innovador  y sorprender, gratamente, a tus allegados.
  • El cabello desfilado es una alternativa si tienes mucho volumen de cabello y su longitud es semilargo. Para lograr el efecto deseado, necesitas rebajarte por los lados dejando las puntas desiguales y el flequillo más repicado.
  • El estilo militar aborda todos los aspectos que pueda abarcar la moda. Y no lo es menos en los cortes de pelo masculinos, desde los peinados más cortos a los semilargos. Mientras que las patillas y los lados se mantienen muy cortos, la parte de arriba queda con una longitud media en forma tupé. También tienen cabida los rapados aunque antes de decidirte por este tipo de peinados, debes tener en cuenta que resalta los rasgos de la cara.

Un problema llamado Neymar

Cuando comenzó el verano y el Barcelona anunció la contratación de Neymar, el barcelonismo se llenó de ilusión y el resto, de miedo. Era el fichaje deseado. El hombre. Un diamante futbolístico y publicitario que con su salto a Europa explotaría aún más. Vamos, que en la Ciudad Condal se frotaban las manos.

neymar

Quizás lo que más gusto en Barcelona es que se lo habían arrebatado a su gran rival, el Real Madrid. Sin embargo, fue precisamente el pique entre ambos el que comenzó a desenterrar un oscuro fichaje. Sandro Rosell, presidente del club catalán, anunciaba que el coste de la operación había alcanzado los 54 millones. En Madrid, Florentino Pérez señalaba que de haberle fichado el montante final hubiese alcanzado los 130 millones. Diferencias demasiado grandes pese a que en Barcelona aseguraban que eso lo único que demostraba es que Neymar había elegido el fútbol y no la historia. Pero resultaba raro que un hombre de negocios como Florentino no llevase a cabo tal operación. Fútbol y marketing, sus dos señas de identidad. Algo no cuadraba.

Aquí apareció el socio del Barcelona, Jordi Cases. El aficionado azulgrana denunció la mentira del fichaje afirmando que había habido una serie de comisiones no declaradas ni explicadas en las cuentas del club. Quería un equipo transparente. El resultado acabó con la dimisión de Rosell y demostrándose que el brasileño salió por cerca de 87 millones.

Ahora quien sufre las consecuencias es el propio Neymar. El crack azulgrana gana al año cerca de 35 millones por la venta de su imagen, pero su oscuro fichaje ha provocado un gran estancamiento. Numerosas firmas han decidido retirar su patrocinio al jugador y otras se han echado para atrás cuando el contrato estaba cerca de firmarse. Incluso en su país son muchos los que empiezan a dudar sobre su futuro.

Los días de gloria parecen haber quedado lejos y se avecinan malos tiempos para la imagen del brasileño. Ahora queda la duda de si afectará a su rendimiento en el campo. Lo que parece claro es que lo que iba a ser el salto definitivo de su carrera puede haber resultado un auténtico salto, pero al vacío, en lo que a su imagen y sus ingresos publicitarios se refiere.

Metrosexual o macho español, tú eliges

Hace una década, empezó a surgir la moda entre los hombres de quitarse el vello. Y con él, los estereotipos. Empezamos a conocer la palabra metrosexual y la moda pasaba a ser no llevar pelo en ninguna parte del cuerpo. Es decir, Alfredo Landa y el macho español con pelos pasaban a formar parte de la historia. Ahora los ejemplos eran otros como David Beckham.

depilación

Tan arraigada fue la moda que los centros de estética decidieron que su negocio empezaba a ser el negocio del siglo. Por ello se han ido sacando nuevos tratamientos y formas de depilación, todas a un precio elevado.

Y como ya se sabe, para presumir hay que sufrir. Por ello los expertos están sacando cada vez tratamientos menos dolorosos como es el caso de aquel realizado a base de azúcar y enzimas proteolíticas. Un tratamiento indoloro con el que se impide el crecimiento del vello. El pelo se debilita y crece más fino y lentamente, además de evitar la foliculitis, mejora la estructura y el aspecto de la piel.

En Madrid, se realiza este tratamiento en el Salon White Madrid y en Barcelona en La Philosphie, ambos utilizan la pasta Epiladerm.

La fotodepilación es otro tratamiento al que se recurre, consiste en la depilación mediante luz, ya sea luz pulsada o láser. La luz del láser se desplaza en línea recta y es absorbida con mayor precisión por un determinado color. Por su parte,  la luz pulsada intensa se desplaza en todas las direcciones, es menos precisa pero al mismo tiempo es muy versátil gracias a la cantidad de luz que podemos emplear.

La depilación con cera es uno de los métodos más antiguos que se conocen para eliminar el vello no deseado. Es un método de depilación que destaca por su eficacia, consiguiendo resultados duraderos y prolongando los períodos que se necesitan entre depilaciones. Hay tres tipos de cera: fría, tibia y caliente. Para los más inexpertos, os recomiendo las bandas depilatorias, muy sencillas de utilizar, o las ceras tibias en roll-on para calentar en el microondas. La cera caliente, es más eficaz pero más complicada de aplicar.

Pese a esto, los hay, cada vez más, que optan por conservar el vello. La moda cada vez está más pasada. Y ahora depilarse o no ya no es cuestión de moda, sino de gustos. Eso sí, siempre con personalidad y como te gustes a ti, no como gustes al resto.